El tercer proceso (Siglo XX)

Beato Marcelo Spínola

Solo a principios del siglo XX vuelve a prestarse interés a la Causa, cuando la toma por su cuenta  el  arzobispo  de  Sevilla,  D. Marcelo  Spinola.  Este pide  a  Roma noticias  de  la  misma  y de  allá  le indican  que  quedan  muy  pocos  documentos  de  los  años  anteriores  y  “que  debe  hacerse  el  Proceso  sobre virtudes  y milagros  in  specie,  previa  preparación  de los artículos  sobre virtudes  heroicas  y  milagros  recientes   para  obtener las  remisoriales”.

Por la Causa  se  interesan vivamente  tanto  el  hermano mayor de la Hermandad D. Ramón  de  Ybarra como  el capellán  de la misma  D. José Sebastián  y  Banderán.   Ellos  hacen   que   quede   constituida  en  Sevilla una  nueva  junta   de  beatificación  y  que   fueran   nombrados,  en  1915, postulador  de la  Causa  en  Roma  el  sacerdote  operario  D. Carmelo  Blay y vice postulador   de  la  misma  en  Sevilla el  citado  Bandarán.  Igualmente hacen  que  se interese y haga  lo posible por promoverla el rey de España D. Alfonso XIII.

Parte de los documentos perdidos se encontraron en la Procuradoría de los santos de la Compañía de Jesús en Roma. Se consiguió que Alfonso XIII diera órdenes a su embajador en Roma para que apoyase la Causa, se descubrió una lápida conmemorativa en la calle Levíes de Sevilla, lugar del nacimiento del Venerable y, finalmente, se remitieron a Roma una copia del sumario de los procesos de 1680 y y 1749. Como colofón, en 1950 fueron encontrados en la Biblioteca Nacional de París los documentos expoliados por Napoleón cuyas fotocopias se enviaron también. Desde Sevilla se van  mandando todos los documentos a Roma. En  1950 es nuevo postulador  el  padre  trinitario fray  Nicolás de la Asunción. 

D. José Sebastián y Bandarán

El 25 de  noviembre de  1954  se  obtiene  el  Decreto  de  la  Sagrada  Congregación de Ritos  por  el  que  se autoriza el  examen  del  Proceso  informativo existente  en  la  curia arzobispal de Sevilla. Siendo vicepostulador de la Causa D. José Sebastián Bandarán se presentó la solicitud para abrir el proceso ordinario, a lo que accedió la Congregación de Ritos autorizando el examen del proceso informativo. En aquellos momentos era necesario un verdadero estudio histórico de la figura de D. Miguel, que la Hermandad encargó al Padre J. M. Granero de la Compañía de Jesús: libro fundamental para conocer a Mañara, su entorno histórico y social y su santidad, apoyado en documentación de varios archivos y especialmente de la Santa Caridad y Vaticano.

Otro proceso más, el último, comenzaba en 1957 cuando el cardenal Cicognani aceptó ser ponente de la Causa. La sección histórica de de la Congregación cayó  en  la cuenta  de  que  la  Causa del  Siervo  de Dios había recorrido regularmente  todos  los  estadios  necesarios  para  poder llegar  a  la  discusión  sobre   las  virtudes;    pero,   atendiendo  al  mucho tiempo  transcurrido  desde  la  instrucción  de  los  procesos   relativos,   no cabía efectuar un  estudio aprovechable  sin  la  intervención  y  ayuda   de la Sección Histórica   de  la Congregación de las Causas de los Santos.  Por  eso  se  confía a ésta en  1971  el encargo  de  disponer la  “Positio  super   virtutibus”.  La Positio que concluyó D. Francisco Martín Hernández trabajo que, junto al del P. Granero fueron las bases del conocimiento exhaustivo de Mañara, su vida, su obra y su santidad.

S.S. San Juan Pablo II

Y el año 1985, el día seis de julio, Su Santidad S. Juan Pablo II proclamó las virtudes en grado heroico del Siervo de Dios Miguel Mañara. En su honor ese día repicó Giralda de Sevilla. Un gran esfuerzo de la Santa Caridad. Un trabajo perserverante que ha durado trescientos seis años.

¿Por qué no ha sido aún beatificado? Hemos visto las vicisitudes históricas adversas que ha padecido su resolución: el periodo de cincuenta años que estuvo inactiva, la pérdida del primer proceso diocesano, la suspensión de todas las Causas en Roma por Carlos III, documentos perdidos en la Sagrada Congregación, la sustracción de parte del proceso por las tropas de Napoleón, y el inicio de un tercer proceso a los tres siglos del primero.

Pero con la declaración de S.S. S.Juan Pablo II , cumplidos los requisitos canónicos, falta ahora solamente un milagro por su intercesión . Entonces será beatificado y volverán a repicar las campanas de la Giralda.

 

ORACIÓN

Dios y Señor mío: Por aquella caridad tan heroica que infundiste en el corazón del Venerable Miguel Mañara, te suplico me concedas la gracia de que renazca entre los católicos el mismo espíritu de fe, de humildad y amor que animó a tu fiel Siervo para que así como él se santificó en el ejercicio de estas virtudes así nos santifiquemos todos y yo además consiga la gracia de …. Cuyo favor espero confiado principalmente en tu divina bondad y en los méritos infinitos de Nuestro Señor Jesucristo. Amén

(Se suplica a los fieles que obtuvieren alguna gracia extraordinaria por la intercesión del Venerable se dignen ponerlos en conocimiento del Hermano Mayor de la Santa Caridad, calle Temprado 3, 41004 Sevilla.

E-mail: santa_caridad@yahoo.es)